viernes, 16 de julio de 2010

Sara Kali y su relación con María Magdalena

Opacha, Opcha, minha Sta. Sara Kali!!


Cada 24 de mayo y 25, los gitanos se reúnen en el sur de Francia para observar un rito anual de celebración de su Santa Patrona, Sara Kali. El destino de la peregrinación es el pequeño pueblo de Saintes-Maries-de-la-Mer en el sur de Francia - una pequeña aldea en la costa del Mar Mediterráneo. El 24 de mayo, la estatua de Santa Sara se lleva hasta el mar para volver a celebrar su llegada a Francia. La ceremonia “paralela” (no siempre temporalmente) es la procesión anual en la India, en las celebraciones en honor de Durga, donde las imágenes se sumergen en un cuerpo de agua (río o mar, según la región). Esto ha llevado a relacionar estas dos celebraciones. Desde la lingüística, “Kali” parece estar relacionada con la palabra sánscrita kāla (que significa ‘oscuridad’); también significa ‘mujer negra’. Tomando en cuenta que el idioma romaní es una lengua indo-aria, que puede considerarse una “rama propia”, con las inclusiones de palabras de diversas lenguas, a través de los siglos y de la diáspora gitana.

¿Qué relación hay con Francia y con un personaje bíblico, quien protagoniza un evento en el siglo I del Imperio Romano??

De acuerdo a varias versiones[1], durante una persecución de los cristianos primitivos, comúnmente colocados en el año 42, Lázaro, sus hermanas María Magdalena (a veces identificada como María de Betania) y Marta, María Salomé (la madre de los apóstoles Juan y Santiago) y María de Cleofás, fueron enviados a la mar en una barca. Se llegó a salvo en la orilla sur de la Galia (Imperio Romano) en el lugar más tarde llamado Saintes-Maries-de-la-Mer. En algunos relatos, Sarah, nacida en el Alto Egipto, aparece como la sirvienta egipcia de tez negra de las Tres Marías.

Cuenta otra versión, que María Magdalena, María Cleofás, María Salomé, José de Arimatea y Trofino, con Sara, una gitana esclava, fueron arrojados al mar, en una barca sin remos y sin provisiones. Desesperadas, las tres Marías empezaron a llorar y a orar. En ese momento Sara se quita el dikló (pañuelo) de la cabeza, llama por Kristesko (Jesucristo) y promete que si todos se salvaran ella sería esclava de Jesús, y jamás andaría con la cabeza descubierta en señal de respeto. Milagrosamente, la barca sin rumbo y a merced de todas las intemperies, atravesó el océano y fondeó con todos salvos en Petit-Rhóne, hoy la tan querida Saintes-Maries-de-La-Mer. Sara cumplió la promesa hasta el final de sus días.

Su historia y milagros la hicieron Patrona Universal del Pueblo Gitano, y es festejada todos los años los días 24 y 25 de mayo. Según Miriam Stanescon - Rorarni (princesa del clan Kalderash), debe haber nacido de esta actitud de Sara Kali la tradición de que todas las mujeres gitanas casadas llevan un pañuelo que es la prenda más importante de su vestimenta: la prueba de ello es que cuando se quiere ofrecer el más hermoso regalo a una gitana se dice: Dalto chucar dikló (te daré un bonito pañuelo).

Además de traer salud y prosperidad, rinden culto a Sara Kali también las gitanas, por ayudarlas ante la dificultad de embarazarse. Muchas que no lograban tener hijos le hacían promesas, en el sentido de que, si concibiesen, irían a la cripta de la Santa, en Saintes-Maries-de-La-Mer en el sur de Francia, y harían una noche de vigilia y depositarían a sus pies como ofrenda un dikló, el más bonito que encontrasen. Y allí existen centenares de pañuelos, como prueba de que muchas gitanas recibieron esta gracia.

Otro nos cuenta que Sara era una mujer caritativa que ayudaba a la gente recogiendo limosnas, que condujo a la creencia popular de que ella era una gitana. . Ella era de cuna noble y era jefe de su tribu en la cuenca del Ródano. Ella conocía los secretos que le habían sido transmitidos... una vez al año ellos ponían sobre sus hombros la estatua de Ishtari[2] e iban al mar a recibir la bendición allí. Allí, un día Sara tuvo visiones que le informaron que los santos que habían estado presentes en la muerte de Jesús vendrían, y que tenía que ayudarlos. Sara vio llegar una barca, el mar estaba revuelto, y María Salomé arrojó su manto sobre las olas a su uso como una balsa, y Sara flotó hacia los santos y los ayudó a llegar a tierra, orando.

Y por último, otros sostienen que es el fruto de la unión de María Magdalena y Jesús el Maestro.

El nombre Sara significa "reina" o "princesa" en hebreo. Esta Sarah es caracterizada en las leyendas del lugar como "una joven" no mayor que una niña. Ella como la princesa del linaje de David, es simbólicamente negra "no reconocida en las calles" (Lam.4:8). La Magdalena misma era el Santo Grial en el sentido que ella era el cáliz o vasija que alguna vez portó el linaje sanguíneo real en su útero.

La negritud simbólica de la novia en Cánticos y de la princesa davídica en Lamentaciones se extiende a esta oculta María y a su hija. Aparentemente el festival de la princesa negra Sara Kali es en honor de esta misma niña simbólicamente negra. Es probable que aquellos en siglos posteriores que conocían esta leyenda y la identidad de la Magdalena como esposa de Jesús la hayan asociado con la novia negra de Cánticos. Ella era la Hermana-Novia del Amado. Su "negritud" podría simbolizar su condición de oculta. Ella era la reina desconocida, no-reconocida, repudiada y vituperada por la Iglesia a través de los siglos con la intención de negar el linaje sanguíneo legítimo y mantener su propia doctrina de la divinidad y el celibato de Jesús.

Su negritud es también una referencia directa a la depuesta princesa davídica de Jerusalén: "Más brillante que la nieve su princesa, más blanca que la leche..... Ahora su apariencia es más negra que el hollín, no son reconocidas en las calles"(Lam.4:8)


Hasta 1912, sólo el pueblo romaní tenía derecho a entrar en la cripta.
Allí pasaban la noche entera entre sus propios y esta vigilia fue envuelta en el misterio, La cripta “reúne” restos de un templo pagano, un centro cristiano del siglo III y la estatua de Sara Kali.

La Iglesia no reconoce a esta ceremonia hasta 1935. Pero siempre ha estado en el corazón de la gente. La crónica histórica nos cuenta como la Iglesia se fue apropiando de los lugares sagrados en el proceso de cristianización de Europa y América. Podemos ver con otros ojos, como ha sido la verdadera historia del lugar, escenario del primer genocidio europeo[3], a manos de las fuerzas conjuntas del rey de Francia y el Papa.

Pero cuál es el elemento común a todo estos relatos, orígenes aparentemente contradictorios?

Es Ella. Ella está presente en los entremezclados aspectos de Niña, de Madre Tierra, La que es llevada de la cripta-útero hacia el agua para bendecirla. Vestida con Manto Azul como la Reina del Cielo. La que da la Vida y hace florecer los úteros, la que se une a su Pareja para danzar en un rezo de Amor, en el mes de mayo, momento para celebrar la Fertilidad. Ella ha rasgado el Velo que quería ocultarla y surge majestuosa en el corazón de sus hij@s!!!

Mónica Gobbin

Sacerdotisa de la Cruz del Sur

sacerdotisadeladiosadelacruzdelsur@gmail.com



[1] No creo que pueda usar las palabras “leyendas” o mitos.

[2] Ishtar, Astarté. En esa época, todos los aspectos de estas Diosas se reunían bajo el culto a Isis.

[3] La cruzada albigense (denominación derivada de Albi, ciudad situada en el suroeste de Francia), también conocida como cruzada cátara o cruzada contra los cátaros, fue un conflicto armado que tuvo lugar entre los años 1209 y 1244, por iniciativa del papa Inocencio III con el apoyo de la dinastía de los Capetos (reyes de Francia en la época), con el fin de reducir por la fuerza el catarismo, un movimiento religioso calificado como herejía por la Iglesia católica y asentado desde el siglo XII en los territorios feudales del Languedoc, favoreciendo la expansión hacia el sur de las posesiones de la monarquía capetana y sus vasallos.


No hay comentarios: