miércoles, 10 de marzo de 2010

Curso-Taller: “Tu Casa VIII: tu encuentro con Eros y Thanatos”

Goethe escribió: 'En tanto que no mueras y vuelvas a levantarte / Eres un extraño en la oscura tierra'. Bien lo sabe, en algún nivel profundo, cualquiera que haya sobrevivido a los traumas y tensiones de la octava Casa.

La Casa octava, asociada naturalmente con Plutón y con Escorpio, se la llama también 'la Casa del sexo, la muerte y la regeneración'. Relacionarse profundamente con otra persona lleva consigo una especie de muerte, el aflojamiento y la destrucción de las fronteras del ego y de la intrincada identidad. La muerte en cuanto 'yo' separado, nos lleva a reconocer como 'nosotros'. Las relaciones son los catalizadores del cambio y esta Casa limpia y regenera, atrayendo a la superficie problemas que quedaron sin resolver en relaciones anteriores, especialmente problemas de vinculación con la madre y el padre (estas primeras relaciones son las más cargadas y nuestra supervivencia depende de ellas). Nacemos como víctimas potenciales, a menos contemos con el amor y la protección de alguien más grande y más hábil que nosotros; por eso la pérdida del amor de una madre no significa sólo una perdida, podría significar el abandono y la muerte. Muchos seguimos proyectando esas mismas preocupaciones infantiles en nuestras relaciones posteriores, y esto volverá a despertar los miedos primarios a la pérdida del objeto amoroso originario.
Es frecuente escuchar decir: 'no puedo vivir sin ti, si me dejas me moriré'. Por eso al poner al descubierto estos miedos no resueltos, las tribulaciones de la Casa VIII nos ayudan a dejar atrás actitudes que, por obsoletas nos estorban.

Aquí también vemos nuestra herencia instintiva primordial, aquello que está en las profundidades de nuestro ser: la envidia, la codicia, los celos, la rabia, las pasiones que bullen, la necesidad de poder y dominio, y también las fantasías destructivas que pueden estar al acecho ocultas tras la más gentil de las fachadas. Sólo si reconocemos y aceptamos 'sombra' que hay en nosotros tendremos la posibilidad de transformarla.
La Casa denota también nuestra relación con lo que los filósofos esotéricos llaman el Plano Astral, el tipo particular de energías que aletean en este ámbito y a las cuales somos más sensibles.

Contenidos:

  1. Los Mitos y la Casa VIII: Eros y Thanatos. Medusa y Perseo. Hécate.
  2. Mi Casa VIII: los deseos, los valores y los Recursos. Lo prohibido y el Poder.
    (Signos, presencias planetarias, aspectos mayores y menores)
  3. Posición de los Asteroides y la Casa VIII: la sombra.
  4. Lo mío y lo del otro: eje II-VIII. Casas derivadas. Nuestras relaciones: el sexo y el dinero.

* Incluye:

§ Textos de cada entrega y Guía de tareas.

§ Cálculo rectificado y Gráfico de la Carta Natal (no incluye interpretación global)

Se entregan los materiales teóricos de los encuentros. También puede cursarse a distancia.

Lugar: zona Lavalle y Callao (CABA)

Informes e inscripción:

011-15-6263-7224

consultorastrofloral@gmail.com

No hay comentarios: