sábado, 1 de agosto de 2009

Imbolc o el regreso de la Luz....

Si bien para muchos grupos neopaganos Imbolc se festeja el 1º de Agosto, en realidad para los que estamos al Sur de la línea del Ecuador el Festival cae un poco después. El momento es a medio camino entre el Solsticio de Invierno y el Equinoccio de Primavera, cuando la Madre Sol llega a 15º de Leo, señalando el retorno de de la luz y los días más tibios. Como la velocidad del Sol no es la misma durante el año, considero un error transponer una fecha del Hemisferio Norte, sólo por fecha calendario gregoriano.
Puede llevarse hasta la Luna Llena, que este año será el día cinco, plenilunio en Acuario
[1]. Los pueblos antiguos se guiaban por los cielos y en general los festivales duraban tres días.
Imbolc es uno de los Festivales de Fuego y es muy importante para la tradición Celta. El vocablo en gaélico se refiere “a estar en el vientre”, por las crías de ovejas a punto de nacer. Entre las culturas agrícolas del Norte de Europa, este era un tiempo para la preparación del ganado, en el cual, las ovejas hembras estaban comenzando a dar a luz y a amamantar a sus crías, lo que convertía a este momento en “la primera leche” después del invierno. (“Oimelc “es “leche de oveja).
Es un tiempo virginal que luego de la purificación del invierno se prepara para recibir las semillas
La festividad está ligada a la Diosa Brigit y sus cuatro “Fuegos”: la Visión, la Sanación, la Inspiración poética y la forja de metales. Se la supone guardiana del fuego del hogar y el fuego pervive en la efigie de Brigit como flecha flamígera que surca el aire.
Su nombre se traduce en ocasiones como "doncella" por su semejanza con la palabra inglesa “Bride”, aunque en su origen, su nombre era un calificativo que quería decir "La Ensalzada" o la "Elevada", nombre que la une a la idea misma de éxtasis o de inspiración divina.
Su imagen está asociada al Agua, a su Manto, el Cinturón, la Serpiente (renovación y transformación) y el collar de diecinueve cuentas. Todos son objetos de Sanación.
Su templo albergaba diecinueve sacerdotisas, guardianas del Fuego. Diecinueve es el número sagrado del Gran Año Celta, ciclo de 19 años que le lleva a la Luna Nueva coincidir con el Solsticio de Invierno, como ha ocurrido este año.
Son costumbres celtas, limpiar y sahumar la casa, y reunirse entre mujeres para confeccionar las cruces de mimbre, talimán que protegerá los hogares y las muñecas que se hacen con las últimas hojas del maíz cosechado en Lammas o Festival de la Abundancia, que representan la línea de Ancestras que un día se reunirán con tod@s nosotr@s
Te propongo este cinco de agosto, prender diecinueve velas al atardecer e intenta conectarte con el significado de este tiempo de renovación y promesas. Escribe un poema, canta, comienza con tu primera muñeca de Brigit o confecciona una cruz. Haz lo que tu corazón te pida…en el fondo es la voz de Brigit que te está hablando.

Bendiciones!!

Mónica

Melissa de la Diosa de la Cruz del Sur



[1] Esto significa que el Sol estará en Leo y la Luna en Acuario, signos fijos opuestos.

No hay comentarios: